marquesina

NO AL DECRETO 83 NO AL DECRETO 83 INCLUSIÓN REAL!.===
gadgets para blogger

Chile

Gif animados para el blog

Entrada destacada

Otro 2 de abril.A concienciar!!!.

Como hemos venido haciendo desde el 2010.   Concienciación del Autismo 2017

sábado, 16 de enero de 2010

Un día crucial en nuestras vidas...

Hasta hace unos 3 años,Raúl convulsionaba con la fiebre,fuera ésta acompañada de enfermedad o "por sí sola".
El día que lo hospitalizaron,abril de 1996,fue caótico;había pasado muy mala noche y cerca de las 6 de la mañana,se quedó dormido.Mi esposo se fue a trabajar y yo me arropé para dormir un poco.Comenzó a temblar,al menos eso pensé yo y me giré para afirmar a mi hijo,que estaba junto a mi .Fue entonces cuando sentí el miedo más profundo que pueden imaginar:mi niño convulsionba,con los ojos blancos,moviendo sus piernas y manos y su cabeza se tambaleaba en sentido contrario a su cuerpo.
Me levanté lo más rápido que pude y salí corriendo hacia al centro médico.Allí,me hicieron sacar la hora del médico y esparar.Eran casi las 11 de la mañana,cuando desesperada por la falta de atención,llamé a mi esposo para ir a otro lugar (llevaba ahí casi 5 horas).
Después de mucho rogar,por que eso hice,el médico me atendió y dijo que era un herpes a la garganta y compré los remedios,pero no me dieron nada para la fiebre y no escucharon mis suplicas.Simplemente,se le pasaría sola.Pero,no fue así.Iba en aumento.
A las 5 de la tarde,habíamos recorrido  casi la mitad de Santiago,por decir lo menos,buscando un buen centro médico que le bajara la fiebre a Raúl.Nos devolvíamos a la casa en un taxi,cuando el chofer nos llevó al hospital Roberto del Río,que según él,era el mejor lugar para sanar a mi hijo y no se equivocó.
Allí,me lo arrebataron de las manos,lo pusieron en una tina con agua y comenzaron a inyectarle medicamentos.Raúl,tenía 42.2 grados de temperatura.Me hicieron mil preguntas.Que por que había demorado tanto,que esto y lo otro. Y cuando ya lloraba sin  parar,me dieron una taza de té y me pasaron a la sala de observación.Allí estuvimos,como unas 3 horas y nos enviaron a casa.
No habíamos alcanzado a sentarnos en el bus,cuando Raúl,comenzó a convulsionar de nuevo y nos bajamos y corrimos al hospital,donde la doctora que lo había atendido,decidçio hospitalizarlo.Había convulsionado más de 5 veces.
Quería quedarme ahí toda la noche.Pero no me dejaron.Así que nos fuimos a la casa.No dormimos en toda la noche.Y al otra día y así durante dos semanas estuvimos en el hospital,pra ver como salía adelante nuestro hijo.
En el hospital convulsionó una vez.Pero lograron detener la convulsión con medicamentos a la vena.Cuando fue dado de alta,salió medicado con Fenobarbital  hasta que el  neurólogo estimara conveniente.
Fue en ese momento en que todo fue más notorio,Sus cambios de humor,su llanto sin término,sus "idas",cada vez más seguidas,Su llanto,que era como un aullar de lobo.El que se sentara en un rincón y se balanceara hacia adelante y hacia atrás,se hizo rutina.
De la negación pasamos al hecho que teníamos un hijo con autismo,aunque el diagnóstico vino muchos años después.

3 comentarios:

sarah dijo...

Qué fuerte lo de los hospitales! Cómo no atender a un niño que tiene fiebre y convulsiones? A veces pasan cosas inexplicables, horas eternas.
Muchos abrazos!

Isabel dijo...

Que días más malos tuvisteis que pasar, y que impotencia más grande. Lo peor de todo estos es encontrarse con profesionales tan incompetetes, que no ven más alla de sus narices. Gracias por compartir. Besitos

Cristina dijo...

Hola,Ishtar...que fuerte lo que cuentas,debió de ser horrible,me da miedo hasta ponerme en tu piel.Me parece alucinante que existan médicos que no le den importancia a algo así...indignante y estremecedor.Me parece genial que cuentes estas experiencias y grites bien alto las injusticias y negligencias médicas que se cometen en muchos hospitales...no deberían ocurrir estas cosas,no,no deberían.Un abrazo fuerte.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...